Te presto mis zapatos #frasesparasentir #noviembre2017

Algunas reflexiones, microrreflexiones, poesías y emociones. 
Por Almudena Lobato #frasesparasentir

En esta sección, #frasesparasentir, compartiré reflexiones, microrreflexiones, poesías y emociones que comparto a través de diferentes redes sociales. Mi idea es agruparlas en un espacio y poderlas compartir contigo. Espero que disfrutes leyéndolas tanto como yo disfruto escribiéndolas y, sobre todo, que mis palabras te puedan acompañar y ayudar.

Un saludo y buen camino.
Almudena Lobato.

boats-1839663_1920

Aquello que nos hace únicos, nos convierte en extraordinarios.

Más que palabras…
Hay palabras que abrazan.
Hay palabras que duelen
y abren mundos,
de consciencia y oportunidad.
Otras palabras sólo duelen…
Otras, ni están.

Tenemos la absurda capacidad de hacer castillos de un grano de arena, convirtiendo en grandes problemas lo que es pequeño.
Cuantas alegrías y sonrisas nos perdemos tras enfados mal gestionados.

Lo grande es grande, lo pequeño pequeño, y la vida dura demasiado poco para malgastar grandes momentos por problemas pequeños.
Los problemas tienen exactamente el tamaño que quieras darles. Hay pocos motivos que compensen perder la sonrisa, y dejar de ver y de sentir todo lo hermoso que nos rodea.

Me gusta verte sonreír.
Sí, así.
Sí, a tí.

Sólo aquel que sueña un mundo mejor es capaz de construirlo.

Las personas que se quieren y nos quieren bien, nos miran con los ojos muy abiertos, viendonos de una forma más completa que nosotros mismos, son capaces de ver todo lo bueno que hay en uno (también ven nuestros defectos) y no sólo lo que somos, sino también todo lo que podemos ser. Hay personas que nos quieren pero se quieren poco, esas nos ven un poco más pequeños, como ellos se ven a sí mismos. A aquellos que no nos quieren, mejor ni escucharlos, no podemos esperar nada bueno de ellos. Y después están los que no nos conocen, esos nos ven como nos vemos, ven sólo lo que les mostramos, nos mostramos ante ellos como nos vemos.
Nuestra mirada, la propia, inicialmente la aprendemos siendo niños, en los primeros años de nuestra vida… ¡qué importante es en esos momentos cómo nos miren!… y luego, cada uno tenemos una historia…
Qué importante es la mirada… como aprecio, como abrazo, como cariño, como caricia… Amar y amarnos.

A veces sientes como el mar
rompe sus olas en tus ojos,
resbalando y dejando un surco de sal
en tus mejillas.
El mar viene y se irá,
como tu tristeza…
déjala estar hoy,
déjala estar.
Mañana,
con un nuevo sol,
acompáñala a la salida
e invítala a marchar.

Es curioso como el dedicar mucho tiempo a que alguien fracase,

es inversamente proporcional al éxito propio.

Ante eso, ¿qué te digo?:
Más amor y menos envidia.
Admirar es ganar.
Aprende del que brilla.
Rodéate de los mejores.
Confía más.
El éxito se transpira.
El mayor éxito es vivir.
Las buenas personas son un tesoro.
Dedica tu tiempo a mejorarte.

Aquello que vemos, ven.
¿Con qué ojos te estás mirando?.

A menudo las personas somos tan obcecadas en nuestro empeño por llevar razón, que dejamos de ver todo lo que nos une para fijar nuestra mirada en pequeñas diferencias, que finalmente engordan y se hacen enormes por el hecho de fijar nuestra atención sobre ellas.

mis zapatos

Te presto mis zapatos para cuando quieras andar mi camino.

Es más fácil buscar el error en el otro que tratar de mejorar el propio. Cuando descubrimos que lejos de luchas de egos y de poder, nuestra mayor capacidad de cambio radica, no en cambiar al otro, sino en mejorarse a uno mismo, todo cambia. Cuando te culpo me excuso, cuando me responsabilizo mejoro.

Qué te rías.

La forma en la que percibimos los éxitos y fracasos marca nuestra capacidad y las probabilidades que tendremos de conseguir aquello que deseamos.

Cambiar por otro es un largo camino de final incierto, todo cuanto aparentemente te acerca a otro te aleja de ti, e inevitablemente también te aleja del otro.
Cambiar por ti, para ti, permite establecer una sana relación contigo mismo, y con el otro.

Todo aquello que te permite vivirte en todo tu esplendor, te permite construir relaciones sanas y satisfactorias con los demás.
Para construir un nosotros, primero tienes que cuidar tu yo.

Si no hay yo no hay nosotros, en el tú nunca hay un yo.
El cambio es desarrollo.

Sólo desde el aprecio y la aceptación de ti mismo puedes desplegar tus alas y emprender tu vuelo, hacia ti, hacia dentro, más tú, mejor. Y compartirlo desde el nosotros.

El amor no aprieta la vida,
ayuda a desatar sus nudos.

Tu actitud no lo es todo, pero marca la diferencia.
Tu actitud no te convierte en un superhéroe, pero te da fortaleza.
Tu actitud no te hace invencible, pero te permite pedir ayuda.
Tu actitud no te impide caer, pero te ayuda a levantarte.
Tu actitud define tu vida.

Decir SÍ a lo que te gusta, a lo que amas, a lo que deseas, a ti mismo, y decir NO a lo que te limita, a lo que no quieres, no te apetece o no te gusta, es la máxima expresión de ti mismo. Elegir para vivir siendo tú mismo, y quien quiera andar a tu lado que lo haga contigo, no con quien quiera que tú seas.
Si no te paras a decir aquello que sientes, que piensas, no esperes que sea otro quien lo haga por ti. Calza tus propios zapatos. Quiérete bien y que te quieran bien.

¿Quién dice que no?.
¿Tú?, ¿o ellos?.
Si no te hace crecer, si no te ayuda a mejorar, si corta tus alas o no te ofrece alternativas, si no es lo que deseas… entonces usa el NO como impulso.

No querer sacar lo pies del tiesto nunca, no querer equivocarse, no querer hacerse notar por temor al que dirán, alimentar una imagen idílica para gustar… tiene un precio, tu libertad. En la diferencia está la riqueza, en ser tú tu libertad. Pero no ser libre por encima de otro, sino junto a otro; no para que otros piensen como tú, sino contigo, sino con ellos; no en lo mejor para ti, sino para todos. La libertad sólo sirve cuando te trasciende, sólo entonces tiene un sentido, para ti, para otro, para todos.

Vive y deja vivir,
vive y disfruta más,
quien tiene una vida que disfrutar,
no la dedica a hablar de los demás.
…Y así, todos ganamos,
tú también

Somos el producto de cada una de nuestras decisiones. Tu vida es tuya, tus excusas son tuyas, tus decisiones son tuyas.

ayudar

Ayudar.
Ayudar es respetar los tiempos de otro, es escuchar y esperar, es confiar en que tomarán buenas decisiones aunque puedan ser diferentes a las tuyas.
Ayudar es estar cuando es necesario, es dejar crecer y equivocarse a otro, es no creer que tú sabes más, es escuchar mucho y hablar cuando te piden tu opinión.
Ayudar a veces es dejar llorar y ofrecer tu hombro, es no hacer por otro lo que puede hacer por sí mismo, es no pedir a otro que sea perfecto, es permitir que sea él mismo.
Ayudar es guardar silencio y guardar un secreto, es hablar y dar la cara cuando otro no sabe o no puede defenderse.
Ayudar es mirar a los ojos, es acariciar con tus palabras y acoger con tu abrazo.
Ayudar es estar y dar un paso al frente cuando te piden ayuda, ayudar es estar y dar un paso atrás cuando no eres necesario.
La ayuda no es una intención, es un acto.

No hay personas normales,
hay personas únicas,
como tú, como yo.
Personas con rostro de alegría
y mezcla de lágrimas,
de manos arañadas
y sonrisas vividas,
de rodillas con marca
y abrazos apretados,
de corazón despierto
y mirada dormida.
Personas de pies descalzos
envueltos de vida.
Personas como tú,
personas como yo.

¿Y qué decir cuando no encuentras palabras que decir?.
Escucha.
Escucha a otro. Escúchate.
Las palabras aparecen…
no cuando las quieres hablar,
sino cuando las escuchas.

El secreto de las personas extraordinarias.
No hace mucho leí, no recuerdo bien las palabras exactas ni dónde, algo así como que las personas normales buscan ser extraordinarias, mientras que las personas extraordinarias buscan ser normales.

Para mí, parte del recorrido que toda persona hace en su vida debería tener dos paradas obligatorias, la primera, ser consciente de lo extraordinario de sí mismo, la segunda, proponerse metas extraordinarias. ¿Por qué pretender ser como el vecino pudiendo ser uno mismo?, ¿por qué pretender hacer lo mismo que otro en vez de alcanzar los propios sueños?.

No puedes caerle bien a todo el mundo, ni falta que hace. El mundo es de los valientes, que no de los Kamicazes. Elige bien tus batallas, elige bien tus palabras, elige ser coherente, elígete. Elige donde te posicionas y donde no, con quien vas al lado y con quien no. Elige quien te aporta y a quien apartas. Elige donde sí y donde no. Elige respetar y que te respeten. Respétate. No, no puedes caerle bien a todo el mundo, ni falta que hace.

¿Aún no sabes qué elegir?.

Elígete a ti.
El resto de decisiones no son tan importantes, aunque te puedas equivocar

Es importante que tengas muy claro que tu valor no es un baño de ego, no es mirarte con adulación, ni creerte mejor que otro. Tu valor es ser valioso para otro, es dar más siendo tú. Tener valor es dar. Tener valor es dar valor a los demás.

Almudena Lobato.

COMPARTE: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Dejar una respuesta

Puede usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>