El cambio es vida

girl-1828079_1920

 

“Cambiemos, porque el cambio es vida y la vida es bella”

 

Y ya a la puertas de la navidad, damos el año por prácticamente finalizado.

Es momento de cierres, de cambios. Es tiempo de reflexión, de poner orden, de establecer prioridades, nuevas metas, de andar nuevos caminos. Mientras, muchas emociones se agolpan en nuestro interior, alegría, esperanza, tristeza, nostalgia, enfado, miedo…, tantas emociones como experiencias vividas.

Cada uno tenemos una historia, nuestra historia. No conocí nunca a nadie con una vida rosa. Más bien la vida camina por todos los colores, incluyendo el blanco y el negro, pero por todos ellos. La tuya, la mía, la de todos.

Cuando miro a mi alrededor, muchas veces siento la necesidad de cambiar muchas cosas, muchas personas, muchos momentos, muchos pensamientos, muchas emociones… Imagino que a ti mismo te habrá pasado muchas veces. Todos quisiéramos construir el mundo desde nuestras creencias. Entonces reflexiono y me digo a mi misma que ese no es el camino.

Yo creo en un mundo mejor, y lejos del lamento, la pena, la rabia o la tristeza, creo sinceramente que sólo desde el amor, la compasión y la empatía podemos construirlo juntos y hacerlo mejor. Darnos para dar a los demás, dar a los otros para darnos a nosotros mismos.

Nuestro ego nos impide ver al otro más allá de nuestra propia nariz. Miramos nuestro ombligo demasiado tiempo. Tenemos que aprender a mirar más, a escuchar más, a hacer nuevas preguntas para encontrar mejores respuestas, a reformular nuestras creencias.

Lo único que permanece a lo largo de nuestra vida es el cambio. Todo cambia inexorablemente, del mismo modo que el tiempo pasa inevitablemente. Pero a todos nos cuesta aceptar los cambios que no escogemos o promoverlos de ser necesarios, nos resistimos consciente e inconscientemente a ellos. Tendemos a agarrarnos a lo que tenemos por miedo a perderlo, nos abrazamos a lo conocido como a una segunda piel, nos aferramos a aquello que hemos perdido, a un momento, a una persona, a un recuerdo, a un deseo, a lo que queremos, y con ello perdemos nuestra vida.

Y ahora que estamos a las puertas de un nuevo año, es hora de cambiar. Porque cambiar nos asusta, pero todos queremos mejorar. Y no hay mejora sin cambio.

Cuando promovemos un cambio abrimos la puerta a nuevas posibilidades, a nuevos caminos y oportunidades. Cuando nos resistimos a él, la vida nos embiste como una ola que choca fuertemente contra una roca, desgastándola con cada golpe.

Cambiemos nuestra forma de mirar, cambiemos nuestra forma de abrazar, cambiemos nuestros besos, cambiemos para escuchar más y mejor, para darnos la oportunidad de hacer más grande nuestro corazón, para amar más, para sanar nuestras heridas, para tender una mano a quien la necesita, para sentir más compasión, para utilizar el aprecio como la fuente de la que emanan nuestras palabras, para generar sonrisas a aquellos que se cruzan en nuestro camino,  para seguir y alcanzar nuestros sueños. Cambiemos, porque el cambio es vida y la vida es bella.

 

Felices fiestas a todos.

Un saludo y buen camino.

 

Almudena Lobato.

 

Foto: Pixabay.com

Deja aquí tu comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>