No se fracasa: 10 claves para conseguir tus metas

target-2045924_1920

“Lo imposible sólo tarda un poco más”

(Autor desconocido)

 

No me gusta la palabra fracaso, menos aún la palabra fracasado. Es una palabra con un poder de destrucción enorme, nadie debería de calificarse de esa forma,  ni mucho menos a otra persona.

No eres una meta, tú eres mucho más que una meta, por importante que ésta sea para ti no puede serlo más que tú mismo. Evaluar tu valor a través de tus metas y objetivos tiene un terrible poder sobre tu autoestima, sobre tu percepción de valía y autoconfianza. Te tira al suelo, te arrastra, te deja agónico, frustrado y deprimido.

La forma en la que percibimos los éxitos y fracasos marca nuestra capacidad y las probabilidades que tendremos de conseguir aquello que deseamos. Cuando piensas en términos de éxito o fracaso sólo ves dos posibles alternativas, o te sale bien o te sale mal. Tras esa dicotomía se esconde tu perfeccionismo extremo y al menos dos tipos de miedo, tu miedo al fracaso y tu miedo a no ser lo suficientemente bueno.

Hacer algo con miedo a fracasar, es hacer algo con un nivel de tensión y ansiedad muy elevados, es vivir con un diálogo interno repleto de exigencias, es sufrir sin ver los pequeños avances y logros, es estar ciego a la propia valía y acecharte continuamente, buscando aquello que te cuesta para recordarte que es muy difícil y que no eres capaz de conseguirlo. Lejos de servirte para conseguir tus propósitos te lleva a menospreciarte y a abandonar la toalla ante las primeras dificultades.

Tener la sensación de no ser lo suficientemente bueno o de que algo no está a tu alcance, es atarte de pies y manos y pretender nadar, muy difícil ¿no crees?. Si tú no crees en ti, ¿qué te hace pensar que otro lo hará?. Creer en ti no es pensar que lo puedes todo, es creer en tu capacidad para llegar aún a pesar de las dificultades. Ten por seguro que, como suele decirse, “no eres lo que logras, eres lo que superas”.

No es sano vivir la vida en términos de éxitos y fracasos. No se fracasa, se vive, y el mayor éxito es vivir.

steps-1081909_1280

Claves para cumplir tus metas:

  1. Cree en ti. Una creencia no es más que un pensamiento. Decide cómo piensas sobre ti mismo y utiliza autoafirmaciones positivas que te empoderen (“soy capaz”, “puedo hacerlo”, “trabajaré duro hasta conseguirlo”…).
  2. Define claramente tu meta. Para saber por dónde empezar y cómo hacerlo, primero has de pensar qué quieres conseguir. Puedes seguir el modelo SMART, para ello es fundamental que tu meta sea  concreta (Specific), medible (Measurable), posible (Attainable), realista (Realist) y que esté definida en el tiempo (Timely). Ahora coloca tu brújula, ya sabes a donde ir.
  3. Visualiza tu camino hacia el éxito. Las visualizaciones permiten entrenar el cerebro, para conseguir algo primero hay que imaginarlo. Busca un lugar tranquilo sin interrupciones y lleva tu imaginación a un lugar en el que te sientas cómodo (el campo, la playa…), tratando de utilizar todos tus sentidos; una vez allí pasa a realizar mentalmente la actividad que quieras entrenar, visualiza tu meta y a ti consiguiéndola. Practica a diario.
  4. Focaliza. La dispersión o la multitarea harán que te resulte mucho más difícil. Pon el foco, o lo que es lo mismo, coloca tu atención en aquello que deseas conseguir y en cada uno de los pasos que estás dando para llegar hasta allí. La clave, Foco = Atención + Intensidad.
  5. Pasa a la acción. Huye del todo o nada, del ya mejor luego o mañana. Pon una fecha para comenzar y comprométete. Usa una agenda y un cronograma para organizarte más eficientemente.
  6. Pasos pequeños. Toda meta es la sucesión de pequeños pasos. Algo pequeño es siempre un logro, celebra los pequeños pasos y anímate para seguir andando el camino.
  7. Levántate y anda. Anticipa las dificultades, no esperes a tropezar o a caerte, te pasará, nos pasa a todos, así que apúntalo desde ya en tu planificación, “Si me caigo, me levanto y sigo andando”.
  8. No eres un superhéroe. La vida no va de listos y torpes, de éxitos y fracasos. La vida tiene dificultades, son una parte más del camino, aceptarlas te permitirá aprender y seguir el camino con más fuerza. No llega el que no tropieza, llega el que se levanta.
  9. Date el tiempo necesario. Marca en el calendario de rojo el día en el que empiezas, es un compromiso, y de verde el día que te gustaría llegar, es un deseo. A partir de ahí, muévete hacia el verde tratando de alcanzarlo. Por el camino revisa, ¿la fecha de llegada es realista?, ¿necesitas algo más de tiempo?, ¿ha ocurrido un imprevisto importante?… Tenlo todo en cuenta, huye de las excusas fáciles y comprométete para poder conseguirlo. Si aun así llegas a la conclusión de que la fecha no es objetivamente alcanzable, sé flexible, coge de nuevo el rotulador verde y marca de nuevo otra fecha, redirige y sal a conseguirlo con todas tus fuerzas.
  10. Permitido cambiar. A veces descubrimos que hemos escogido nuestras metas no tanto por lo que nosotros queremos sino por lo que los demás esperan, desean o nos aconsejan. Las metas que no son propias sino que escoges para satisfacer a otros pesan, pesan mucho, tanto que te dejan sin aliento. Si a ti no te vale, cambia, cambia de meta, cambia de camino, cambia de amigos, de ciudad… pero cambia. Cambia todo aquello que necesites para ser tú mismo. Y ahora, ¿ya sabes lo qué quieres tú?, pues entonces empieza de nuevo por el paso uno.

pole-vault-2644697_1920

No se fracasa, se vive. Cuando uno vive tropieza, se cae, se levanta, aprende, sigue… La vida no es una meta, en la vida las metas se suceden, no se fracasa en nada, es una parte más del camino, el éxito no es el revés del fracaso, el éxito es minimizar los riesgos, asumir lo inevitable, construir lo posible, mejorar, crecer, cambiar el camino si no te sirve… con la mejor actitud, dándote permiso para tener días malos y permitir luego construir otros buenos.

Como dijo Thomas Alva Edison, “Muchos fracasos de la vida, han sido de hombres que no supieron darse cuenta de los cerca que estaban del éxito cuando se rindieron”.

 

Un saludo y buen camino.

Almudena Lobato.

 

Foto: pixabay.com

Gracias Pedro Antonio Muro Castillo por inspirar este post.

Deja aquí tu comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>